EDGAR ALLAN POE - Legado De Una Tragedia III [reseña].

Me encuentro ante la tercera entrega de "Legado De Una Tragedia", un proyecto muy ambicioso creado por Joaquín Padilla, que comenzó a gestarse  en el año 2008 con su primera entrega. Esta tercera parte viene a cerrar una trilogía basada en la vida y obra del escritor romántico Edgar Allan Poe.

Bueno, pues dicen por ahí que segundas partes nunca fueron buenas. En este caso yo diría que terceras partes son aún peor, ya que me encuentro ante un trabajo que, en mi opinión, no ha llegado a las expectativas que se esperan de un disco que debería cerrar de forma brillante y en condiciones una ópera rock.

Si bien es verdad que en las dos primeras entregas, sin ser grandes discos, podíamos destacar algún que otro tema, en este tercer disco me resulta bastante difícil hacerlo, ya que el disco en su totalidad resulta bastante recargado, sobreactuado y soporífero.

Siempre cabe destacar que una obra de estas características, con tantos músicos y tantas voces, hay una gran dificultad a la hora de grabar y de producir. Y por supuesto también hay que valorar que componer sobre un mismo tema sin aburrir y sin ser pesado tiene su complejidad. Por eso digo, que sobre todo en esta tercera parte, se ve una composición forzada, donde se compone para cumplir y cerrar capítulo, y no para seducir al oyente.

Por otra parte, es una pena que el gran elenco de vocalistas nacionales que recoge la obra, no se haya aprovechado de manera correcta, porque, por lo menos a mí, me resulta un disco muy chillón y sobrecargado de coros. Igualmente, la producción del disco deja mucho que desear, ya que son demasiados sonidos e instrumentos a la vez, que llegan a saturar.

En resumen. Creo que el intento de una gran ópera rock, en plan Avantasia, está muy bien, pero está claro, siempre en mi opinión, que no se ha conseguido. Muchas veces las bandas nacionales intentan parecerse a los grandes músicos europeos, y creo que en el terreno del sonido y la composición les queda mucho camino que recorrer. Y además, siempre recurren a un estilo como el Power Metal que, en mi opinión, ya está más que saturado, resultando cansino y aburrido; siempre los mismos riffs, los mismos "dobles bombos", y lo más importante, sin nada de sentimiento.

 

Puntuación: 3

Ricardo Hdez.