JORDI CASTILLA & CARTA MAGNA - Mírate [reseña].

Los amantes del Aor estamos de enhorabuena pues ya podemos disfrutar del nuevo álbum de Jordi Castilla & Carta Magna. El disco lleva por título "Mírate, y tan sólo ver su fantástica portada, ya podemos saber que nos vamos a encontrar con canciones donde prima la filosofía y el sentimiento. De hecho, desde la introducción del minuto cero, ya podemos ver que la belleza literaria va a ser una constante durante el resto del disco.

El gran sonido del álbum deja ya trasnochada la idea de que en España no se sacan discos con buen sonido, elevando así el nivel del rock melódico español, que no tiene nada que envidiar al panorama internacional. Además, las magníficas colaboraciones que hay en el álbum, con gente tan consagrada en la música como Pete Lesperance o Rafa Martín, hacen que el disco cobre un interés especial y tenga un nivel más de calidad.

"Mírate" es un álbum que va a gustar mucho a seguidores del hard rock melódico más ochentero, ya que muestra influencias de grupos como Sangre Azul o Niagara. Pero también a los seguidores de sonidos más Aor, ya que también tiene todos los elementos de este género melódico. Colchones mágicos de teclados, coros muy cuidados y una bonita línea vocal dulce y melódica, destacan desde el primer hasta el último tema del disco.

La literatura de las canciones, como ya he dicho anteriormente, oscila entre lo filosófico, lo emocional y la justicia social.

También cabe destacar del disco la diferencia compositiva entre los temas, siempre sin salir de un tono claramente melódico. No hay una canción que se parezca a la otra, lo que dota a la banda de una gran capacidad compositiva. Nos encontramos con canciones a lo Sangre Azul, como "Saldré A Caminar"; también con temas con algún que otro toque andaluz, como "¿Quién puede soñar?"; y alguna que otra balada de infarto, de esas que te pone la piel de gallina, como es el caso del tema "Dos Guerreras".

En resumen. Genialidad, versatilidad y originalidad en un disco que apuesta claramente por el rock melódico en castellano. Un disco para disfrutarlo poco a poco, para interiorizarlo, descubriendo en cada escucha nuevos e interesantes detalles. Canciones llenas de belleza armónica, melódica y coral, tanto vocal como instrumental. Y en definitiva, un álbum que es fruto del esfuerzo y trabajo de una banda que va mejorando y madurando con cada creación discográfica.

 

Nota global; 8,5

 

Ricardo Hdez.